30.12.10

Zepol por María José González













¿Podremos llamarlo Lopecito?





¡Nace de nuevo! Junto con esa luz de las 6 de la tarde sobre el respaldo del sillón; un planeo amplio de un pájaro negro a través del universo; el olor a café recién hecho; la primer flor abierta de una begonia; el sonido de estruendo de una risa; lo fresco de las madrugadas de cielo azul con naranja y amarillo.
Brota con la luna llena ahí arriba, como hecha de ojos testigos para no lastimar; los perros durmiendo al sol; los abrazos fuertes; las miradas del amor; un abrir y cerrar de manos que llaman a la otra para caminar; la pequeñez que inspiran los cerros; la brisa nocturna en cualquier esquina, pronunciando al verano.
Retorna cada vez, con lo comprendido y perdonado; cada ¿bailás?; los besos con desesperación; el vuelo de las faldas siguiendo la música.
Fluye esparcido con cada comienzo espeluznante; las canciones infinitas; esa urgencia en la voz del que llama para volver a verse; la poesía de sangre y semen o la candidez de una guitarra criolla.
Nace de nuevo!
Brota!
Retorna cada vez!
Fluye esparcido!
Así, en barricadas.
















María José González

18.11.10

Zepol en el Festival de Performance del Chateau Cac - Córdoba - Argentina


Zepol, las letras en la tierra son parte del cimiento de la memoria. López, el albañil desaparecido, sin explicaciones. Escritores, performers, albañiles, burócratas, abogados, tatuadores, dee jays, músicos, todos cavando las letras de López. 










L

Lucas Chami diseñador de las letras en la tierra, basadas en un plano original del escritor Omar Hefling. Gabriel Leguizamón, músico y pintor de obra montó el set de los albañiles, Agustín Di Toffino, periodista y miembro activo de la comunidad cordobesa coordinó la performance, Fernando Gigante colaboró en la organización de los instrumentos junto al escritor Federico Racca. Luego de terminada la acción, se comió el corte de carne que los albañiles comen en las obras en construcción, Falda. Hubo lectura de textos a cargo de la performer Soledad Sánchez Goldar, la fotografa Carla Barbero, el periodista y actor Sebastián Camargo, el escritor Juan Antonio Mathe e Iván Ferreyra, ideológo de Zepol. 

26.10.10

Eugenia Cabral


Hola, Iván. Hola, Zepol. Me disculpo por no poder asistir, no estoy bien de salud (mis articulaciones). El albañil que iba a participar tiene un compromiso de familia (dos niñitos), por eso no asiste. 
Mi abrazo solidario y mi texto, que me hubiera gustado enterrar después de leerlo. Si podés imprimirlo y ponerlo bajo tierra, te lo agradeceré, si no ya veré de hacerlo cuando pueda ir.
Eugenia

GRABADO EN MI TIERRA

Como una vieja fotografía tu imagen se va agrisando. La imagen de la tragedia reciente se va poniendo gris ocre en el diario de anteayer.
Como una vieja foto carnet tu imagen va incluyéndose en el pasado. La figura del dolor se vuelve mancha de tinta en los papeleríos de algún ministerio.
Como un negativo de antiguo rollo de película, tu silueta va quedando grabada en sombra.
Y con la imagen, el nombre. “Jorge Julio López, testigo secuestrado”, va reduciéndose a “Julio López, posible secuestro”. A “López, el desaparecido”.
Pero Zepol, tu nombre al revés, tu nombre en negativo, tiene la fuerza de una clave secreta por donde acceder a puertas prohibidas.
Zepol es una contraseña para reconocernos, una consigna para organizarnos.
Nos mintieron al decir que no pasan dos veces las mismas aguas bajo el mismo puente, ¿o sí?
Mintieron al afirmar que el rayo no cae dos veces sobre el mismo árbol, ¿o sí?
Y entonces, ¿qué es esta agua negra llevándose a López, a Arruga, a…?
¿Qué, este rayo partiéndonos en el siglo siguiente a aquel donde nos vencieron?
Yo y vos y nosotros y ellos, con el nombre al revés –como lo inventamos-, con el tronco partido dos veces y dando tumbos entre aguas de muerte, así y todo, cavaremos en la tierra tu memoria, en la tierra, no para que descanses en la arqueología sino para que renazcas; no para borrarte, sino para inscribirte.
Como una señal que dejó la creciente del río sobre las rocas de la orilla, porque volverá a pasar por allí.
Como un helecho prehistórico que dibujó sus ramas vivas en el cuarzo, porque allí nació y no quiere irse.
Como un mortero indígena cavado en la piedra con sus marcas de cereal, indelebles. 

Eugenia Cabral
2 de octubre. 2010.

3.10.10

Acciòn Zepol





Artistas, Albañiles, Escritores participantes del Proyecto Zepol escriben en el nombre de Jorge Julio Lòpez en la tierra del Centro de Arte Contemporaneo Chataeu Cac. Los lapices son palas de punta. El sueño de los albañiles no olvidan la bùsqueda de su compañero. En el marco del Festival de Performance. Acciòn Zepol. 

La tierra se lastima de ausencia. El dibujo es del Ingeniero y poeta Omar Hefling. 

16.9.10

Zepol por Mathé



Jorge Julio López

Según el Calendario que rige en los Juzgados de la Nación

Desapareció un 18 de Septiembre de 2006 Año de Nuestro Futuro Presente

Durante el Gobierno del Presidente Constitucional Néstor Kirchner

El día en que se condenó al Genocida Miguel Etchecolatz que fue su Torturador

Su testimonio permitió juzgar a más de 60 Policías y Militares Genocidas

Del autodenominado Proceso de Reorganización Militar

Que el 24 de Marzo de 1976 dio un Golpe de Estado

Y Gobernó hasta 1983

En un País llamado Argentina

Han pasado 48 Meses de impunidad

Sin hacer Justicia y sin hacer cumplir las Leyes

Jorge Julio López

Albañil

Ya cumple ochenta años entre nosotros

Estuvo desaparecido y detenido entre 1976 y 1979

Sobrevivió al horror y se recuperó para dar testimonio de la brutal Verdad

Un Hombre Valiente

Su Voz se puede escuchar aun

Es Hermosa

Escuchadla!

Jorge Julio López está Desaparecido

Lo estamos buscando

Se lo llevaron los mismos cobardes que lo habían hecho antes

Un Grupo de Tareas de Militares, Policías y Civiles

Que están trabajando para el Horror y el Miedo

Y que deben ser Juzgados por sus crímenes.

Yo te ofrezco una Misión Absoluta Jorge Julio López

No Olvidarte Jamás

Trabar las mandíbulas y respirar profundo

Trocar la desesperación en nervios de acero

Caminar por las calles con una flecha de fuego entre mis dientes

Incendiar al Estado Terrorista con el fuego de la Verdad

Hasta encontrar a los Traidores y Asesinos que moran en las entrañas del Leviatán

Jorge Julio López

Anciano Bello y Curtido

Hiciste Hogares con tus Manos

Habitarás Siempre un Mundo de Paz

En la Eternidad del canto de los Pájaros Ancestrales que por las Mañanas de Todos los

Días encienden las Luces

De nuestros Cuerpos marcados por la Memoria de tu Voz.



Juan Antonio Mathé.

15.9.10

Zepol


Imagen de Andrea Navarro. 
En La Carlota no se olvidan del albañil desaparecido. 

21.2.10

Zepol por Ceferino Lisboa

Pensar lo imposible
Yo creo en algunas cosas. En la riqueza de la memoria traducida en testimonio y no tanto en lo que el poema dice sino en lo que el lector descubre y agrega: esa cuota de realidad que estimula al texto y hace posible la conversación. 
El poema espera el encuentro, nosotros lo exigimos. 

 

***(Tele-vidente)

Las aproximaciones
los puntos fijos
desde donde observar
ya no son posibles
ni en el dolor 

y a esta aceleración de los hechos
pure de noticias 

la verdad y el desencuentro:
los caminos transitados. 

 
*** (Razones en fuga)
 

Tener tanto para decir
y estos escrúpulos
-crianza, establecimientos, revelaciones-
que no dejan de situar
a la materia
como una amenaza
al día como una posibilidad
que fortalece el discurso.

Hacer de lo cierto
una necesidad:
otra rareza.
Una linea
que marca un límite
y un horizonte.
 
 

Hasta siempre

Has considerado el abandono
las resacas
las conversaciones casuales
el tren de la victoria

y dado que las oportunidades
han superado a las expectativas

no caes
en el error involuntario
los esquemas establecidos.